Good Contents Are Everywhere, But Here, We Deliver The Best of The Best.Please Hold on!
Data is Loading...
Your address will show here +12 34 56 78
Fitness, General, Motivación, Running

Esta reflexión puede causar polémica, pero trataré de explicar mi punto de vista de forma tal que ayude más a que quien lo lea, pueda establecer una adecuada meta cuando de correr se trata. Y es que ¿Cuántas veces hemos escuchado el famoso “lo importante es terminar la carrera? Por supuesto que es importante terminar y completar la carrera, sea un 5K o un maratón… aunque haya algo implícito en ello. No te inscribes en una competencia para no terminar.

 

Lo primero es el “deber ser”. De ahí voy a partir, una competencia atlética (carrera) se evalúa, y esto es evidente, por el lugar en el que cruzas la meta y el tiempo que tardaste en hacerlo. Esto tiene un porqué basado en la física básica: la velocidad se mide con la distancia sobre el tiempo. Una carrera busca, en competencia, al mas veloz (el que llega en el menor tiempo posible) en cierta distancia. Por eso, las marcas mundiales en cualquier carrera se miden en tiempo. 

 

Claro, no todos somos élite o tenemos condiciones físicas naturales o desarrolladas para aspirar a un podio y por lo tanto, la competencia se ha ido a un tema “contra ti mismo”. Y ¡es verdad!. Competir contra uno mismo, es una encarnizada batalla. ¿Cómo vas a medir esa competencia contra ti mismo? ¿En carreras completadas? Eso creo que sería una discusión sin sentido. Mides tu desempeño igual que los demás: tu tiempo, tu ritmo medio por kilómetro, tu mejor tiempo en cierta distancia. Así es. No hay más. 

 

Los corredores promedio (o los que estamos por debajo) debemos entender que la unidad de medida nos debe servir para ir viendo nuestro progreso o mejora. Incluso, esos datos recopilados la paso del tiempo, pueden ayudar a un entrenador a dar un mejor plan de entrenamiento y además ir corrigiendo en el camino. Es decir, cuando alguien dice que el “tiempo no importa”, probablemente esté disculpándose de antemano por algo (los famosos pretextos).

 

Si eres “lento”, no debe darte pena hablar de tus tiempos; ser consciente de tu nivel es muy importante para que puedas progresar y también para que puedas desempeñarte mejor en tus carreras. Incluso, puede ayudar a evitar sobrecargas, presiones y posibles lesiones en determinado momento. 

 

Por ello, siempre es recomendable que antes de ponerte un objetivo en esto del running, es ir a hacerte una prueba de esfuerzo para detectar cualquier anomalía, pero también para establecer el punto de partida, con un buen plan, irás notando tu progreso y a la siguiente prueba de esfuerzo podrás tener indicadores de mejora, y es ahí donde verás que vas ganando la competencia contra ti mismo (y también en las carreras).

 

Así que la próxima vez que pase por tu cabeza esa frase de “No voy por tiempo, yo solo quiero terminar la carrera”, pregúntate si estás tratando de evitar algo o quizás no te quieres comprometer con este deporte. Siempre vas por un tiempo, aunque en ese evento en específico no vayas por tu récord personal o demás. Aunque sepas que no vas a hacer tu mejor carrera, si debes pensar y establecer un rango para concluir esa distancia. Trata de generar esa muy sana competencia contigo mismo y ganarte cada vez que cruzas una meta. Encontrarás muy motivante saber que eres mejor corredor que en tu última carrera.

0