Good Contents Are Everywhere, But Here, We Deliver The Best of The Best.Please Hold on!
Data is Loading...
Your address will show here +12 34 56 78
Fitness, General, Motivación, Running, Triatlón

Eres un buen deportista, tienes una competencia, un objetivo o una meta. Quizás eres un principiante y vas por tu primer carrera o evento. Tal vez, quieres cambiar de hábitos y bajar de peso. No importa lo que estés haciendo, todo tiene componentes físicos, técnicos, tácticos y mentales.

Para la parte física por lo regular te apoyas con un plan de entrenamiento que obtienes de un entrenador o de un programa que encontraste en internet o alguna app de las que en su momento hemos hablado aquí. También en lo físico, seguramente te apoyas de algún nutriólogo que te guía en la alimentación y suplementación necesaria que debes realizar para ser más eficiente y mejorar tu desempeño. En la parte técnica y táctica, seguro de alguna forma tienes datos e información proveniente de tu coach, de compañeros, libros y hasta tutoriales online donde te explican la técnica de carrera, de subir la montaña en bicicleta; e igualmente sucede con la táctica: si haces parciales negativos, como mantener un paso para en determinados momentos aumentar el ritmo y mucho más… ¿y la parte mental? ¿Hay forma de entrenarlo? ¿Alguien te explica los procesos mentales por los que vas a pasar buscando lograr tu meta? Regularmente no, y todo se limita al “tu puedes”, “vas bien preparado” o el infalible (e infaltable) “échale ganas”. Por ello, aquí te dejo una lista de razones por las que debes entrenar tu mente.

  1. El ser humano es cuerpo y mente. Entrenas el cuerpo para un objetivo ¿y la mente? Es simple y sencillo. El entrenamiento no está completo. Es un maratón, un ultra, un objetivo de peso, seguro vas a tener que enfrentarte a tus pensamientos que te inviten a abandonar. La mente tiene que estar lista para enfrentar esos momentos.
  2. Necesitas entrenarte mentalmente si ya has hecho ejercicio y claudicado, ya te has puesto retos que no has cumplido o tienes un obstáculo o barrera que impide llegar a lo que tu consideres tu meta o a lo que tu llames éxito.
  3. La motivación nos mueve, nos lleva a la acción. Reconocer tus motivaciones y reconocer qué tanto es el deseo por querer cumplir tus metas te mantiene en movimiento aún en los momentos complicados.
  4. La autoconfianza también es importante para alcanzar lo que te propongas. Conocer tus fortalezas y reconocer tus debilidades te permite evitar y/o manejar situaciones donde las dudas, preocupaciones, ansiedad o miedo paralizante aparecen perjudicando tu reacción, tu ejecución motora o tus ganas de seguir.
  5. Controlar emociones es básico en el deporte. ¿Cuántas veces hemos visto a deportistas del más alto nivel perder la “cabeza”? Por ello, controlar las emociones es fundamental y puede ser la diferencia entre lograr o no tu meta.
  6. Mantenerte concentrado y enfocado. En el deporte, reconocemos lo importante que es estar concentrado, estar “aquí y ahora” en lo que estás haciendo o ejecutando. Mantener la atención en la tarea, en el momento, en la situación actual, alejado de preocupaciones o pensamientos negativos.
  7. La mente puede amplificar tu confianza, crear expectativas positivas y potenciar tus habilidades naturales, pero también te puede jugar en contra. Es mejor saber como usar esa fortaleza mental a favor.
  8. La ansiedad puede lesionarte. Querer encontrar resultados rápidos, estresarte por entrenar “más duro”, por “dar todo”, estar pensando en tus posibilidades de éxito y fracaso todo el tiempo, te puede llevar a una tensión que puede provocar lesiones musculares como contracturas y en determinado momento a cosas peores.
  9. El entorno cuenta. Estar consciente de lo que te rodea, desde personas hasta los básicos. Que todo esté como consideras que debe estar para que puedas ir por tu meta con toda calma y control.
  10. Y finalmente, contar con herramientas para poder enfrentar esos momentos que en todo deporte llegan. Esas dudas y sufrimiento que van implícitos en el logro de un objetivo retador. Y esto, te hará una mejor persona y por consecuencia, un mejor atleta, un mejor deportista.

Si después de leer estas 10 razones, estás convencido de que debes también trabajar y entrenar tu mente, el siguiente paso es buscar un Coach especializado en deporte, debidamente certificado para que lo integres a tu “staff” de especialistas con los que, seguramente, ya cuentas. No lo olvides, tu principal enemigo suele estar dentro de uno mismo.

0

Triatlón

Compartimos contigo la emoción, ha llegado el día para el que tanto te preparaste físicamente y uno de los consejos principales que te doy es poder visualizar la prueba y hacer un check list de cómo lo vas a vivir.  Te dejo algunos consejos que podrán servirte como guía previo al evento.


Natación

Prepara tus goggles, éstos de preferencia que sean antireflejantes para que tengas buena visibilidad y puedas darte cuenta que vas en el camino correcto, es importante que los hayas usado antes para estar seguro que te acomoden. Vale la pena siempre tener unos extras por cualquier cosa.

En esta parte de la prueba podrás ir tras más nadadores más fuertes que te servirán de guía, solo verifica que vas en la dirección correcta y lo más derech@ posible para no hacer brazadas de más.

Aplica un poco de vaselina en áreas de fricción como el cuello y axilas para evitar rozaduras. Solo recuerda enjuagar bien las manos para no perder sensibilidad al nadar.

Fíjate bien dónde dejas la bici y busca una referencia para ubicarla fácilmente y no perder tiempo buscándola al salir del agua.

 

Ciclismo

¡El drafting está prohibido! No se puede ir a rueda de otro triatleta. Recuerda que el lado izquierdo debe ir libre y solo se utiliza para rebasar ya que, si no, se toma como bloqueo.

Asegúrate que tu bici esté en perfectas condiciones para salir a rodar, ajustada y con el plato que acostumbras para arrancar.

El casco se pone y se quita en donde se encuentran dentro de la zona de transición y una vez que hayas salido de la zona podrás montar tu bici. Fíjate quién está adelante tuyo para no chocar, si eres principiante oríllate para liberar la salida y al regreso desmonta antes de entrar a transición.

No olvides comer tus suplementos energéticos cada 15 o 20 minutos y continúa hidratándote. Aún falta la carrera y debes tener energía para correr.

 

Carrera

Prepara lo que usarás en la carrera como unas calcetas, te sentirás más cómodo. 

Lleva unas gomitas o geles que te ayuden durante todo el trayecto; adminístralos según hayas entrenado y te vayas sintiendo. No olvides hidratarte durante todo el trayecto.

Empezar de menos a más es la clave. Controla el ritmo a un paso que puedas aguantar durante todo el recorrido y si sientes energía en los últimos kilómetros, aumenta la velocidad para tener un súper cierre.

Recuerda revisar que tu equipo esté en perfectas condiciones, el uso de teléfono, o aparatos no necesarios para la competencia pueden ser motivo de descalificación. Siempre debes de ser reconocido con tu número de competidor.

Una vez que hayas leído esto y hayas repasado tu competencia solo disfrútalo, ya trabajaste por meses para llegar a este gran día, confía en ti y goza lo que el cuerpo, la mente y el corazón pueden hacer juntos por un solo objetivo.

¡¡Disfruta esta aventura!!

0