Superando miedos y haciendo mi primer Ironman 70.3
15 octubre, 2019
Mantente fit a los 30 años… y más
29 octubre, 2019
Mostrar Todo

Mundial Spartan Race 2019, North Lake Tahoe

Tuve la fortuna de poder participar en mi 6º mundial de Spartan Race el pasado 29 de Septiembre. Junto con Ángel Quintero, somos los únicos dos mexicanos con más participaciones desde 2014.

Desde el 2015 se tienen que cumplir con ciertos criterios clasificatorios para poder participar el la justa mundialista.

La realidad es que este deporte (las carreras con obstáculos) y las Spartan Race puntualmente crecen año con año, lo cual hace que el nivel aumente y se convierta más duro cada vez poder clasificar.

Este año las únicas dos formas para clasificar eran quedar en los primeros lugares del serial nacional mexicano; Top 10 en elite y Top 3 en Age Group y/o participar en el campeonato regional y asegurar un lugar ahí.

Sin duda la forma más rápida y efectiva era con las 3 carreras del serial nacional donde por segundo año consecutivo quedé en 1er lugar absoluto de este año en mi categoría. La categoría en la que participo es de 30-34 años e independientemente del serial nacional que consta de muchísimo nivel, las pruebas verdaderas las quería tomar enfrentándome a los mejores en ese rango de edades durante el mundial.

Llegamos a Tahoe el viernes 27 de Septiembre. La mayoría de los mexicanos compartiríamos el itinerario que nos llevaría a Reno, Nevada; a 1 hora de Lake Tahoe.

A diferencia de los años anteriores, por primera vez el mundial se correría en domingo y no el sábado por lo cual llegar el viernes daba tiempo suficiente para descansar y preparar todo.

Seríamos más de 50 mexicanos los que participaríamos el fin de semana. La segunda delegación más grande después de por supuesto, EEUU. Ese mismo viernes participamos en el primer desfile de naciones donde cada país -sin importar si contaba con uno ó muchos participantes- caminaríamos por el pueblo de Squaw Valley entre el festival de la carrera y la gente que se dio cita para recibir a los atletas. Entre cánticos, el “Cielito Lindo” y muchos “Viva México`s”, nos hicimos notar como si estuviéramos en un mundial de fútbol; sólo que esta vez éramos los atletas que participaríamos y no fans los que cantaban con mucha emoción.

El clima. Días previos se había advertido y comentado en las redes sociales que un tipo frente frío entraría el fin de semana para la carrera lo cual se tenía que tomar con precaución. La ubicación de la carrera y ‘venue’ ha sido el mismo durante los últimos 5 años por lo cual el terreno y la montaña ya eran de mi conocimiento. Al igual el clima no era nuevo para mi que por lo general es fresco y frío, con vientos muy fuertes en la cima de la montaña pero soleado si se van las nubes.

El sábado por la tarde comenzó a llover y por la noche a caer nieve. Algo que se había anticipado.

El día de la carrera amanecimos con el ‘venue’ cubierto de nieve, una temperatura entre los 2 y 4 grados y la noticia que los horarios de arranque se habían pospuesto 2 horas para que el clima mejorara y se pudiera dar la carrera.

Mi horario original estaba planeado para las 11:15 am y finalmente se recorrió para la 1:05 pm. Lo bueno de esto es que daría tiempo para dormir y descansar, desayunar y preparar todo para estar listos sin tener que madrugar y andar con las prisas como normalmente es en una carrera.

En esta ocasión nos acompañaron nuestras novias lo cual también daría oportunidad para que ellas pudieran estar presentes desde el arranque y hasta el final. El lugar donde estábamos hospedados estaba a sólo 5 min. de la carrera así que estaba todo muy práctico y sencillo.

Finalmente llegó el arranque. Seguía haciendo mucho frío. Estábamos a 2 grados y en la parte superior de la montaña llegaríamos a temperaturas de -2 grados aprox. con vientos fuertes. Quizá la preocupación más grande que tenían todos los corredores antes de salir era saber si los obstáculos relacionados al agua (Ape Hanger, Dunk Wall y Swim) estarían abiertos ó si se suspenderían por el frío.

El Dunk Wall que se encontraba en la cima fue suspendido (es una pared dentro del agua donde tienes que pasar por debajo mojándote por completo de pies a cabeza).

Pero el ‘Swim’, un lago en la cima de la montaña sí estaría abierto y sería mandatorio en la competencia.

Así entonces, arrancamos y fueron 7 km de subida incluyendo varios obstáculos y sin duda la primera parte más dura de la carrera. Entre el frío, el esfuerzo y la adrenalina fue un sentir en general extraño pero lleno de mucha emoción. Al no estar acostumbrado a correr a estas temperaturas, el respirar en los pulmones era extraño e incluso daba alguna sensación de miedo ya que no era un sentir común. Estaba haciendo un esfuerzo grande mientras corríamos esa primera parte hacia arriba donde la respiración se sentía a tope, pero fría.

Llegué a la parte superior estando en Top 10 y la famosa lanza se hacía presente -bastante temprano en la carrera- pero al estar colocada en la parte superior de la montaña el viento soplaría fuerte. Venía de cargar una cubeta de unos 35 kg’s. aproximadamente y con la respiración y corazón a tope.

Hice una pausa, preparé la lanza, salió con buen rumbo pero entre un poco de falta de fuerza y que el viento hizo de las suyas, se fue de lado.

Los primero 30 Burpees y en una zona con nieve, agua y sobre todo fría. A diferencia de otras ocasiones donde los Burpees te pueden destruir tanto física como mentalmente, me ayudaron a calentarme y ya que el frío era considerable. Sin dejar que los pensamientos negativos me jugaran chueco -porque había aun mucha carrera-, seguí empujando fuerte y pude repuntar algunos lugares que había perdido.

Pasé los siguientes obstáculos bien pero en algunas ocasiones por el tema del frio el riesgo de fallarlos aumentaba y hasta hacía dudar si se lograrían. Pero había que seguir enfocado y sólo preocuparme por hacer mi carrera.

En la parte del festival fallé mi otro obstáculo que fue un pasamanos con unos agarres que giran (Twister) estando a nada de pasarlo; pero fue el mismo tema del frío que imposibilitaban sostener el agarre quedándote sin fuerza en un abrir y cerrar de ojos. Otros 30 Burpees, pero de ahí y hasta la meta fue empujar mucho más duro aún.

Con muchas porras de mi novia y amigos cercanos que estaban acompañándome en la ruta y los obstáculos cuando se podía, la motivación fue sin duda, extra y muy especial.

Durante la segunda parte de la carrera no sabía en qué lugar iba pero yo seguía dando todo para poder llegar lo más pronto a la meta. El esfuerzo y desgaste había sido mucho ya.

Con mucha emoción, porras y alegría llegué a la meta en 3 horas y 14 minutos para quedar en un 7º lugar de mi categoría lo cual me deja sumamente satisfecho. Al ver los ‘splits’ me mantuve siempre en Top 10 lo cual habla que fui constante a pesar de haber fallado en dos ocasiones.

A diferencia de años anteriores, elementos como el frío, el nadar en agua a 8-10 grados cuando afuera estábamos a -2 grados con vientos fuertes y nieve; y cargar dos costales de 27 kg’s cada uno (los cuales te drenan toda la energía y te drenan por completo), no dejé que esto me quebrara y sacara de balance para poder seguir compitiendo.

En esta carrera específicamente, la línea es muy delgada entre dejar de competir y pasara aun modo de supervivencia para no derrumbarse con esta serie de elementos que a muchos competidores hacen abandonar la carrera y pasar por condiciones físicas muy duras si no es que miserables (en 2016 estuve a punto de abandonar por inicios de hipotermia).

Algunos de los elementos claves para que mi carrera fuera buena fueron:

  • Correr con guantes para mantener las manos con buena temperatura y poder asegurar de poder pasar los obstáculos de más agarre.
  • Taparme las orejas y así mantener las parte de la cabeza a una temperatura sin que sintiera que el frío penetre por las orejas y hasta la cabeza.
  • Un buff ó bandana para proteger el cuello y poder incluso en situaciones taparme la boca, respirar mi mismo aire siendo más caliente y proteger los pulmones del viento frío.
  • Un rompe-vientos que me coloqué inmediatamente saliendo del agua en la nadada y así mantenerme caliente con mi misma temperatura corporal, además de no sentir tan fuerte el viento en los descensos.
  • La suplementación y consumo importante de calorías cada 40 minutos para de esta manera mantenerme lo más nivelado posible en mi temperatura corporal y compensar las calorías perdidas por el frío y esfuerzo con el paso de los minutos.

Estoy muy agradecido con la vida, mi familia, novia, amigos y gente cercana por el apoyo y la experiencia vivida. Y aunque ya lleve 6 mundiales en mi historial, cada año aprendo nuevas cosas y sin duda me hago mejor atleta.

De igual forma este es mi mejor ranking obtenido en los mundiales lo cual me motiva para seguir haciendo las cosas bien, empujar más fuerte e ir por más.

Ahora nos preparamos para el mundial de la Trifecta de Spartan el 2 y 3 de Noviembre, en Grecia. Ahí se correrán las 3 distancias de Spartan Race y el promedio de las 3 sacará al mejor y más completo atleta en las 3 modalidades.

En mi siguiente reseña hablaré del Trifecta Weekend en San Luis Potosí como preparación para Grecia…

¡Aroo!

Pueden revisar mi travesía en estos links:

Transmisión completa de la carrera: https://www.youtube.com/watch?v=UOLoEXf1DXU

Ruta y estadísticas: https://www.strava.com/activities/2750992321

Mi resultado con detalles: https://www.athlinks.com/event/140557/results/Event/823800/Course/1452953/Bib/5372

Chriz Scherf
Chriz Scherf
Atleta amateur de carreras con obstáculos (OCR) desde hace más de 6 años. Las carreras que principalmente hago son las Spartan Race en las cuales ya llevo 6 participaciones mundialistas. Hago deporte desde que soy chico gracias a mis padres. Comencé jugando tenis, atletismo, hockey sobre hielo, futbol y basquetbol. Soy Lic. en Comunicación y de tiempo completo trabajo en Twitter México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *