Ser un sportsjunkie: liderazgo por el ejemplo
5 octubre, 2020
Las cetonas y el ejercicio
9 octubre, 2020
Mostrar Todo

Cetosis y el deporte: Las cosas que debes saber

La dieta keto o cetogénica en la última década se ha popularizado como una de las mejores dietas para perder peso, el éxito de este tipo de alimentación se debe a que por medio de la disminución extrema de carbohidratos generamos un cambio de metabolismo en el cual vamos a empezar a utilizar la grasa como fuente de energía, además de que hay una supresión de hambre por lo que se puede generar un déficit calórico importante sin sentirlo, en pocas palabras, con una dieta cetogénica vas a bajar rápidamente porcentajes de grasa sin pasar hambre, ¡eso suena increíble! Pero ¿qué tan recomendable es este tipo de plan de alimentación si yo hago ejercicio de manera cotidiana?

Como nutrióloga y deportista yo NO la recomiendo, sin embargo es importante que te explique el por qué de esto y de esta manera tu generes tu propio criterio.

Empecemos por los sustratos energéticos…
Cuando nosotros estamos haciendo ejercicio vamos a tener tres fuentes de energía principalmente, la fosfocreatina que nos ayuda algunos segundos en ejercicios explosivos, los carbohidratos que son la principal fuente de energía y las grasas, que son nuestra fuente de energía sin límite.

Cuando realizamos ejercicios de resistencia (correr, andar en bici, nadar, etc) estamos utilizando carbohidratos y grasas, dependiendo de la intensidad del ejercicio y tu nivel de entrenamiento serán los porcentajes de utilización, sin embargo, algo que debemos tomar en cuenta es que las grasas siempre van a requerir de oxígeno para transformarse en energía y además el proceso metabólico es más tardado; es decir, si tu quieres ir muy rápido o hacer un sprint vas a tener que utilizar los carbohidratos. Entonces, si estás haciendo una dieta cetogénica, al no consumir carbohidratos, no vas a poder rendir de la misma manera. Probablemente te sientas más cansado e inclusive puedes sufrir de alguna hipoglucemia. Si logras superar la sensación de malestar y fatiga y además vas a un ritmo muy rápido, en el cual la lipólisis (utilización de grasa como sustrato energético) no es suficiente, tu cuerpo producirá una gluconeogénesis, es decir de los aminoácidos (músculo) generará glucosa, rompiendo cetosis y además generando una pérdida muscular.

Además de esto, las dietas cetogénicas por lo general son muy bajas en energía por lo que hacer ejercicio en lugar de ayudarte va a generar un estrés metabólico importante, ya que estarás trabajando con muy poca energía y puedes tener una sensación de fatiga todo el tiempo.

Por si esto no fuera suficiente, la cetosis es diurética, lo cual genera una pérdida importante de electrolitos, si además perdemos electrolitos por el sudor que el ejercicio nos genera, podemos correr riesgo de padecer calambres o desbalances hidroelectrolíticos.

En conclusión, la cetosis puede ser una buena herramienta para perder peso, pero no debe combinarse con grandes cantidades de ejercicio, y si se hace debe de ser monitoreado por un profesional de la salud experto en cetosis, si parte de tu estilo de vida es el deporte, busca un plan de alimentación que se adapte a tus necesidades, que te haga sentir con energía y no afecte en tu rendimiento.

Si tienes dudas o comentarios déjalos en los comentarios, espero que esta información te haya sido útil.

Marien Fernandez
Marien Fernandez
Nutrióloga, corredora y triatleta. Empecé a hacer deporte por que me gustaba comer mucho, ahora no me imagino mi vida sin hacer ejercicio. Mi distancia favorita es el 21k, aunque cada vez me enamoro más del triatlón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *