¿Qué es mejor? ¿Un entrenador personal o usar una app?
14 enero, 2020
Que el frío no te domine. Corre con frío.
24 enero, 2020
Mostrar Todo

Carta para todos aquellos adictos al agua y al cloro.

Nadadores,

Esta carta es de mi (nadador) para ustedes (nadadores). Recordemos todas aquellas cosas que nos hacen amar el agua y el cloro, y vayamos por todos nuestros círculos sociales pregonando este hermoso deporte.

¿Recuerdan la primera vez que se pusieron un traje de baño y se aventaron a la alberca? Esa sensación de parecer estar de vacaciones y al mismo tiempo un Coach diciéndote que debías hacer “20 bucitos”. Una sensación entre “me estoy divirtiendo” y “parece que el coach me tiene una friega por delante”

¿Recuerdas todas aquellas personas que en alguna plática mencionaron alguna lesión muscular o de articulación? Y que la solución de su doctor era: tenemos que hacer rehabilitación y le recomiendo que se ponga a nadar.

¿Recuerdas que siempre el carril 1 y 10 son para los adultos de la tercera edad que también sus doctores les recomendaron nadar para no perder movilidad?

¿Recuerdas que después de salir de tus entrenamientos, todo lo que te preocupaba se te había olvidado? Y sabes que esto pasa por el nivel de concentración que necesitas para mantener la técnica durante el nado ¿Y recuerdas que ésto te relajaba aún más?

O como cuando después de la pretemporada, te veías al espejo y tu cuerpo estaba muy marcado y te decías: ¡estoy a dos de tener el cuerpo de Ryan Lochte!

Y que decir de la comida… comemos cantidades industriales de alimento, nunca se nos quita el hambre y todas esas calorías se queman en dos horas de entrenamiento.

Al final, lo que más disfrutamos son esos 15 minutos de Waterpolo en la fosa de clavados que el coach nos da después de un entrenamiento pesado o esos relevos “de mentiras” para relajarnos con el equipo.

Compartamos y convenzamos sobre la maravilla que es desplazarse por el agua, sobre el cómo se estimula la irrigación sanguínea, firmeza cardiopulmonar y se mantiene la presión arterial; sobre la ayuda al crecimiento y el progreso físico-psíquico y sobre la fortificación de los tejidos de las articulaciones.

Nosotros sabemos la importancia de éste deporte y nos da coraje que no sea un deporte tan visto y practicado como el fútbol o el running. De nosotros depende la propagación de sus beneficios y de que MÁS personas se unan al deporte MÁS completo de todos.

Que esta carta sirva para motivar a nadadores y crecer el interés de esta disciplina entre los que no conocen o no se animan a aventarse a la albera y tener ese “maravilloso” olor a cloro todo el día.

¡Feliz nado!

Zabdí Cortés
Zabdí Cortés
Nadador. Apasionado por la metodología del deporte de alto rendimiento. Experiencia en organización de juegos del ciclo olímpico y campeonatos mundiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *